jueves, 17 de julio de 2008

La tristeza de no ser ayudante

Cuando uno entra en estados extremos de osciosidad (aún cuando tienes un chingo que hacer), comienza a hacer cosas que no debería, cosas que a uno lo pueden llevar a estar triste.

Si bién debería de estar estudiando topología diferencial y rifandome para el general (me queda menos de un mes para ponerme así bién chingón), desperdicié mi mañana en dormir, tomar café, y buscar notas... ¿notas de qué? Teoría Ergódica, que cuando debí de haberla estudiado, me hice pendejo y solo la leí por encimita. Suficiente lectura para ver que esta chingona... aunque sigo extrañando a mis espacios métricos compactos y conexos... sin nada de diferenciabilidad, espacios tangentes ni notaciones engorrosas.



Ah! y la nueva... ahora según esto me interesa la geometría fractal conocida como la Teoría Geométrica de la Medida.

Después de esa actividad lúdica y algo frustrante (porque uno se da cuenta que no sabe ni un carajo de nada, ni que pedo con la vida), decidí ver los horarios de las materias que habrá en la fac este semestre. Cuando era estudiante de licenciatura (y creo que lo sigo siendo en el fondo) esa era mi actividad favorita de las vacaciones. Armaba horarios extenuantes, con el fin de "ahora si" volverme bien chingón y sacar 10 en todas mis materias, sobrecargaba el trabajo para despues irlo dejando poco a poco, para terminar con frustración y pensando "es que metí demasiadas materias", es decir, autosabotaje. Creo que esta práctica la sigo haciendo, ahora quiero llevar Análisis complejo, Análisis funcional y la que mas me interesa, Dinámica Hiperbólica... (daría lo que fuera por un curso de geometría fractal) y de paso el proyecto de tesis, del cual tengo un chingo de madres que leer y como pueden ver sigo aquí.

Lo curioso hoy, es que mi actividad lúdica de autosabotaje tuvo un giro distinto. Hoy no armé un horario densisimo (digo, ya ahora soy pueblerino de CVKA), ni imaginé que sacaria 10 en todas mis materias ni nada. Simplemente hoy me dio nostalgia parame frente a los chavos a intentar dar clase. Solo lo hice un semestre, y fue bien chido. Dar ayudantías son buenas pastillas de humildad, sobre todo, porque dando clases de primer semestre te das cuenta que no eres la verga de ocho patas, y que hay cosas que debes de repasar bién (llamese acotar cosas con valores absolutos para "epsilon-deltear" y así, probar la continuidad de una función) para después poderlas explicar chido. Además, ese semestre, son de esos que andas tan en chinga, y malcopeas tanto (en mi caso) que te das cuenta que en realidad vale la pena la malcopeada, las desveladas, las cantidades industriales de expresso y la perdida de peso y ganancia de ojeras (Las Victimas del Dr Cerebro dirían: Ese es el precio que exige el amor).


He de ser sincero, parte de extrañar dar clases es sentir que te ponen atención, que eres importante, que puedes ver a tu banda en la cafe de la fac y fritear calificando... siendo sinceros tambien me dan celos... Asi que, amado lector, si tu tienes una ayudantia, yo estoy celoso por eso.


En fin... solo quería decir eso... de verdad extraño las ayudantías. De nuevo, intentaré darle a la Topología Diferencial, al Atractor de Henón... e iré mañana al beisbol, eso siempre me alegra la vida.

2 comentarios:

Violeta dijo...

Fuck! No he preparado nada para mi clase :S :S :S :S... Gracias por recordarmelo Rafis y por envidiarlo tambien.

No te preocupes, mejor haz lo que tengas que hacer para dar clases en cuerna... y enseñarles lo que es bueno jejeje

ChuChuKo dijo...

Move on and be happy about the past becasue it happened and not because IT HAPPENed if u get my meaning.